http://www.terencecook.com/2012/01/taller-tactica-mental-personalizada-tmp.html

martes, 8 de julio de 2008

El poder de la mente.

He estado pensando mucho en algunos ejemplos de cómo estar "en automático" o, "in the zone", ayuda a maximizar el performance de las personas en las más diversas actividades.

Dos ejemplos para ilustrar el punto.

Manejar un auto: Observamos que manejamos muy bién si estamos relajados y sin preocuparnos de los detalles específicos de lo que estamos haciendo. Si estamos en un camino con hoyos, basta mirar bién hacia adelante, y la mente automáticamente nos instruye como evitarlos. Si, por el contrario, estamos un poco nerviosos, o tensos, y conscientemente tratamos de esquivar cada hoyo que aparece delante de nosotros, seguro que nos caemos en varios.

Teclear en el computador. Basta que tomemos consciencia del teclado e intentemos "mecánicamente" encontrar la letra que buscamos y nuestro performance baja significativamente. Por el contrario, si estamos en modo automático o "inconciente" , nuestra velocidad de tecleo es mucho más alta.

Creo que lo mismo es aplicable al Golf, y como vimos en la primera parte, al pasar del modo "automático" o "inconsciente" , al modo "manual" o "mecánico", nuestro performance se deteriora muy significativamente.

Me interesó leer un poco sobre el tema, y a continuación resumo algunos puntos que me parecen muy interesantes.

La mente humana, como procesador de información es a su vez extraordinariamente potente y extraordinariamente débil. En efecto, por el lado débil, sólo somos capaces de retener una media docena de datos a la vez.
Pero, por el otro lado, nuestra mente inconsciente es poderosísima, acumulando en forma permanente un gran repertorio de "patrones" ("paterns").........por eso se dice comunmente que "la experiencia es una gran consejera".

El premio Nobel en Inteligencia Artificial, Herbert Simon, llegó a la misma conclusión: Los seres humanos somos, en general, malos para procesar cantidades importantes de datos e información que vemos por primera vez.

Lo más que podemos conservar, dice Simon, en nuestra memoria de corto plazo, sin olvidarlo, es 6 ó 7 piezas de información.

Ocurre que el hemisferio izquierdo del cerebro difiere mucho del hemisferio derecho. El izquierdo, razona, es sequencial, verbaliza, es lógico y es racional.
El derecho, es artístico, ve y recuerda patrones, visualiza cosas, pero no puede verbalizar.

El lado izquierdo no es capaz de recordar patrones ,y la lógica no es realmente el motor del progreso de la humanidad.

La conclusión es que razonamos mucho más con nuestro lado "intuitivo" que con el lado "lógico" de la mente. Un ejemplo de esto es que somos mucho más influenciados por "historias" o "cuentos" que por datos o información dura.

Hace varios años Simon comprobó lo complejo que era programar computadores para jugar ajedrez, y estudió lo que realmente hacen los grandes jugadores de esta disciplina.

La conclusión fue que no es que estos jugadores tengan memorias matemáticas extraordinarias, sino que descubrió que excelentes jugadores de ajedrez cuentan con una memoria de largo plazo muy desarrollada que toma la forma de "patrones" recordados subconscientemente. Esto les permite "recordar inconscientemente" en determinadas instancias críticas de un partido, "patrones" de las piezas en el tablero que les permite efectuar jugadas ganadoras.

El mundo del Golf es sumamente complejo y cuando jugamos "medal play" no hay margenes para error ya que se suman el 100% de los palos. Los hoyos son distintos, la topografía es irregular, existen factores climáticos diversos, como el viento y a veces la lluvia. Y además hay que pensar en el "swing".

La conclusión es que cada golpe requiere demasiada información para poder depender de nuestro lado "lógico" de la mente. Lo que necesitamos es desarrollar un método para asegurar que en la cancha nos "quedemos" en "automático" y en la onda de "los patrones".

2 comentarios:

Anónimo dijo...

muy interesante das charlas en algun lugar????

ana maria diaz dijo...

Adhiero me encantaría traerte a Mar del plata a dar charlas y talleres.