http://www.terencecook.com/2012/01/taller-tactica-mental-personalizada-tmp.html

lunes, 5 de octubre de 2009

¡ IN THE ZONE !!!!! Campeón del Club PWCC 2009

Gané el Campeonato del Club del Prince of Wales Country Club (categoría máxima) por tercera vez. Lo hice 33 años después de la primera vez que gané, en 1976. También gané en 1994.
Una anécdota: para la semi, y la final, llevé al mismo caddie que en 1976, el querido Héctor (Luchito) González.

No hubiera podido ganar si no hubiera utilizado mi método mental, el que me permitió sacar adelante el Campeonato, especialmente en la final a 36 hoyos contra mi amigo y partner de toda la vida, Felipe Taverne. Creo que el hecho que Felipe y yo hayamos llegado a la final demuestra lo lindo que es el golf. No hay otro deporte donde uno pueda seguir competitivo rozando los sesenta años.

No hay duda que mi método mental fue la razón por la que pude ganar. Felipe que no estuvo en un buen día, es un contendor temible que puede dar vuelta un partido en cualquier momento. Antes, yo hubiera "arrugado", y el Método me permitió mantener mi performance, a pesar de un par de momentos críticos, cuando pensé que se me iba el partido.

Lo que pasó fue lo siguiente:

Partí los primeros hoyos muy "adentro del método" jugando muy sólido, sin hacer birdies, pero haciendo muchos pares. Felipe estaba errático, y no embocaba en los greens. Después del hoyo 15 yo iba 3 arriba, y en el hoyo 16 (par 4) ví que tenía la clara oportunidad de quedar cuatro arriba. Felipe puso su drive en los árboles y tuvo que sacar "a buenas", y quédo a unos 130 yardas del green. Yo estaba con un magnífico drive al medio y pegando un fierro 7 al green. En ese minuto lo que pasó es que me "salí " del método, y me fuí del "presente" al "futuro", y me fui al lado izquierdo del cerebro.

Grave error. Le pegué sin decisión, y me fuí al bunker de la derecha "huevo frito". No era tan grave porque Felipe la puso en el green, pero no tan cerca del hoyo. Hice una gran sacada y la dejé 7 metros del hoyo, de bajada. Estaba enojado conmigo mismo por el error anterior (me fui al pasado). Traté de embocarla a como diera lugar, y me pasé medio metro. Felipe erró e hizo 5. pero el daño estaba hecho......de una situación que me permitía irme del hoyo 4 arriba, con una ventaja significativa para enfrentar los 18 de la tarde con tranquilidad, ahora tenía un putt cortito para empatar......y si erraba, me iba sólo 2 arriba. Pánico....erré el putt corto.

Típico error mental.

Al hoyo siguiente, el 17, me quedó de nuevo un putt de medio metro para empatar el hoyo. Pero, estaba muy fuera del método......erré y quedé sólo uno arriba. Pánico, pensé que me había bajado "yip" en el putt. Felipe, creo yo, intuyó que algo me pasaba, y que se me había ido la confianza en el putt, y como tantas veces ocurre, estaba todo dado para que se diera vuelta el partido.

Tuve un poco de suerte en el 18, y emboqué un putt de 5 metros para birdie para ganar el hoyo. Por suerte no era un putt corto porque yo creo que lo erraba de todas maneras. Me fui al descanso 2 arriba pero aterrorizado con lo que podía pasar en la tarde con los putts cortos.

Por suerte en el descanso de media hora me pude tranquilizar, y pensar bien qué hacer en los 18 de la tarde. Llegué a la siguiente conclusión: Si no utlizaba mi método mental a full, Felipe me iba a pasar por encima como ocurre tantas veces en estas situaciones.

En los 18 de la tarde partí con un poco de mala suerte ya que en el hoyo 2 me quedé corto en el bunker por milimetros. La sacada fue un desastre......filazo pasado el green. Perdí el hoyo, y quedé sólo uno arriba, y con el fantasma de que el método no estaba funcionando. Lo mismo me pasó en el hoyo 3. De nuevo corto por milimetros en el bunker de la derecha. Pero, ya estaba tranquilo y aplicando algunas técnicas para volver al lado derecho del cerebro, y funcionó. Emboqué un buen putt para empatar el hoyo 3, y ya no hice nunca más un bogie.

Para mala suerte de Felipe él no podía embocar putts.....y en los próximos tres hoyos erró de cerca. Y yo ya estaba "in the zone". Empezé a pegar como en un sueño, suelto y con un "timing" increible. En los siguientes hoyos pegué drives increiblemente largos y derechos, y cuando en algunas ocasiones erré el green, pude embocar después de buenos approach, o buenas sacadas de bunker. La combinación de las dos cosas me permitió ganar 5 de los siguientes 7 hoyos.

En la medida en que se acercaba el final del match estaba cada vez más calmado, claro en lo que estaba haciendo, y con una tremenda confianza. No cometí errores que permitieran una reacción de Felipe en esos hoyos finales.

Nunca había sentido con tanta claridad lo que es estar "in the zone".

A partir del próximo Martes defendemos, en Los Leones, con Felipe, David Tullo y Sergio Urrejola el título Sudamericano Senior que ganamos en Brasil el año pasado. Personalmente nunca he podido jugar realmente bien en las seis veces que me he "puesto la roja". Parece que es verdad que la camiseta de Chile pesa mucho.

Veremos si mi método mental, que está bastante probado a estas alturas, me permite superar la presión. Va a ser muy interesante ver qué tan sólido realmente es el Método.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Superb blog post, I have book marked this internet site so ideally I’ll see much more on this subject in the foreseeable future!

ana maria diaz dijo...

Muy buen relato. Ese forcejeo desde el hoyo 16 de la mañana fue muy bueno en el sentido de no entregarse a pesar del pánico que en general nos deja duros y bloqueados. Que usaste en ese momento para volver. Respiración, imágenes, sensaciones? algo en particular funcionó para vos ese día?

Terence Cook dijo...

Hola Ana María:

Dos cosas fueron claves en este caso. Conteo de la respiración y la técnica del estar consciente (awareness) del presente a través de los sentidos, Saludos, Terence