http://www.terencecook.com/2012/01/taller-tactica-mental-personalizada-tmp.html

lunes, 30 de marzo de 2015

MILITARES..........LA GRAN MARICONADA DE CHILE

Más abajo transcribo, en forma íntegra, un artículo de Orlando Sáenz R., quien fuera actor gremial importante a fines de los sesenta y principios de los setenta. Y posteriormente adherente y candidato al Congreso por la Concertación al regreso de la Democracia.

Sáenz describe certeramente la tremenda injusticia cometida por Chile, la que afecta hasta el día de hoy, a cientos de militares subalternos que hace ya más de 40 años debieron actuar por el principio de la obediencia debida, con ocasión del quiebre institucional del año 1973.

El Escudo Nacional de Chile
Como yo viví esa época, y a mí no me pasan gato por liebre, estoy cierto, sin lugar a dudas, que el Gobierno de la mal llamada Unidad Popular, y su Presidente, el señor Salvador Allende, hicieron el peor gobierno de la historia de Chile.

Es por esta razón que la gran mayoría del país, y su Congreso, pidió a gritos la intervención de los Militares........y a más de 40 años se sigue persiguiendo a los entonces jóvenes oficiales y sub-oficiales, "subalternos de subalternos", como bien dice Orlando Sáenz, con dudosas artimañas legales.

Esta gran Mariconada es aún más dolorosa para las Instituciones Militares al constatar que el Gobierno del señor Sebastián Piñera, representante de los sectores que más aplaudieron, agradecieron y se beneficiaron de la intervención militar del 73, no sólo no buscó una solución a esta tremenda injusticia, sino que, por el contrario, y llevado por mezquinos intereses electorales, intensificó la persecución.

                                               MILITARES  (artículo de Orlando Sáenz R.)

Desde que existe historia de naciones y estados, es posible apreciar como todos ellos, sin excepciones, han tenido que adaptarse y resignarse a la siempre difícil convivencia con dos grupos internos que, siendo imprescindibles, llevan una vida segregada regida por costumbres, reglas, prácticas y hasta éticas distintas de las del resto de sus conciudadanos, y ello por la naturaleza y praxis propias de sus funciones: esos grupos son el de los militares y el del clero.  La historia también nos enseña que la incomprensión o el desconocimiento de estas insoslayables diferencias han conducido, en innumerable ocasiones, a amargos y prolongados conflictos.

 
Cuando un ciudadano abraza la carrera militar, pone su vida a disposición de la irrestricta defensa de su patria y de sus conciudadanos y abdica de numerosos derechos que asisten a sus compatriotas.  Para él no habrá horarios máximos ni derecho a huelga o siquiera manifestación, no habrá oportunidades de fortuna ni de carreras meteóricas. Mas trascendentalmente aún, debe renunciar a buena parte de su libre albedrío porque, siendo el acatamiento ciego y la coordinación perfecta requisitos indispensables para la eficiencia bélica, es necesario postergar los instintos y la conciencia individual en aras del sacrosanto principio de la obediencia debida.  En reconocimiento de las importantísimas restricciones que la vida militar impone a sus cultores, y atendida la insoslayable necesidad de ella, todos los estados le otorgan y le han siempre otorgado un estatus especial, con sus propias leyes, sus propias tradiciones, sus propios tribunales, su propia previsión y hasta su propia ética.  Todo ello porque sería impensable regular un universo tan diferente con las mismas reglas y criterios con que funciona el resto de la sociedad.


En tiempos normales, las enormes diferencias entre el mundo militar y el mundo de los civiles no generan mayores problemas, básicamente porque se mantienen separados hasta físicamente. Pero cuando, por las circunstancias que sean, los militares se transforman en soporte directo de un gobierno, los roces entre los dos sistemas de vida se multiplican y derivan en conflictos de dolorosas consecuencia.  Es precisamente lo que ocurrió en Chile durante el largo régimen liderado por el General Augusto Pinochet.


Basta esta sucinta reflexión sobre lo que todos sabemos para sospechar la anchura y profundidad del abismo que se ha creado entre la sociedad civil y el mundo castrense a raíz del tratamiento que le ha dado la nueva democracia chilena a las violaciones de derechos humanos ocurridas durante ese periodo.  Y ello por razones tan numerosas como evidentes:


_ Porque, en base a dudosos argumentos, se arrastró a tribunales civiles a muchos que debieron ser juzgados en su propio ámbito militar.

_ Porque, en base a otros dudosos argumentos, se eludió la ley de amnistía y se anuló incluso el límite de tiempo mediante el inverosímil expediente de considerar la desaparición como delito de secuestro permanente.

_ Porque muchos militares fueron condenados por los mismo tribunales civiles que fueron mas culpables que ellos como instrumentos de los crímenes del régimen al que obsecuentemente sirvieron.

_ Porque casi ninguno de los verdaderos responsables volitivos de esos crímenes desfiló ante los tribunales de justicia.
 
_ Porque hoy, a 40 años de los hechos, se sigue acosando a muchos que eran subalternos de subalternos en aquella época.

_ Porque se hizo tabla rasa  del dogma de la obediencia debida, que hasta los aliados respetaron después de la Segunda Guerra Mundial, y a pesar del mayor genocidio que conoce la historia de la humanidad (solo se juzgó y condenó a aquellos en que se pudo demostrar que tenían el libre albedrío suficiente para evitar los crímenes en que participaron).

_ Porque la casi mitad de Chile que casi logró prolongar el régimen militar hace 25 años enmudeció y desapareció como por encanto cuando llegó la hora del ajuste de cuentas.  Hoy es tan difícil encontrar un pinochetista como fue difícil encontrar un allendista a los pocos meses de gobierno castrense.

_ Porque el aprovechamiento político del asunto de los derechos humanos llegó a limites repugnantes el pasado septiembre, en que, con la propia colaboración del gobierno, se falsificó la historia en forma que el propio Homero habría envidiado.

_ Porque ver a los comunistas embanderar el Penal Cordillera cuando su partido es miembro centenario de un panel internacional autor de los peores crímenes contra los derechos humanos que se conocen, es una afrenta insoportable para  los militares chilenos (como que uno se suicidó de vergüenza).
 
_ Porque la repetida historia de que todo lo ocurrido afecta a personas y no a la institución militar es un eufemismo que no creen ni los que lo afirman.


_ Porque de sus caídos en la “guerra sucia” nadie se acuerda en el mundo civil, mientras que Santiago arde en cada aniversario del joven combatiente que cayó desafiando la ley y el orden.

No se vaya a creer que esta numeración significa que yo piense que los crímenes de los militares durante el gobierno del General Pinochet debieron quedar impunes. De hecho, como candidato parlamentario  de la Concertación en las elecciones de 1989, clamé públicamente por verdad y justicia y me sentí muy orgulloso cuando el Presidente Aylwin inició ese camino a pesar del estrecho espacio de maniobra que tenía su gobierno.  Pero en un cuarto de siglo lo que comenzó siendo “verdad y justicia” se convirtió en escarmiento y venganza y últimamente en caza de brujas y  aprovechamiento político, en que hasta el Partido Comunista enarbola la defensa de derechos humanos mientras  se le caen de la mochila los recuerdos de Stalin, Ceacescu, los Castro  y la plaza Tienament, ante los cuales no hizo otra cosa que rendir homenajes.

Creo que Chile no puede vivir con un foso de recelo y resentimiento entre la sociedad civil y el estrato militar.  No tenemos situación internacional para continuar con lo que, a estas alturas, no es otra cosa que un sainete en cuyo reparto nunca estuvieron todos los que son ni son todos los que estuvieron.  Hace rato que sonó la hora en que, por el bien y la seguridad de Chile, hay que ponerse a la tarea de restaurar el respeto y la confianza entre esos dos universos.  Yo no sé si los políticos chilenos han postergado esa imprescindible tarea por ceguera intelectual o por conveniencia electoral, como demostró el aquelarre de septiembre pasado, pero sí que sé que mejor harían en aplicarse a resolver este problema de imperativa importancia en lugar de perder el tiempo atendiendo a la agenda que les dictan los agitadores de la calle.

 
Orlando Sáenz R.

¿ Tendrán nuestros líderes y políticos el valor y las agallas para poner término a la gran Mariconada de Chile?
 


 



 







19 comentarios:

Anónimo dijo...

muy bueno tu comentario o. saez

Patricio Gna dijo...

Excelente comentario; Desgraciadamente la vida nos enseña que mas temprano que tarde los que a nuestro lado estan,muchos son maricones.

Maria soledad dijo...

Así es de ingrato el chileno lamentablemente Hablan de derechos humanos??? Pero sólo para algunos ya que hay militares prisioneros sin comprobables nada .... Nada Que vergüenza y poco consecuentes

Maria soledad dijo...

Que lástima!! Ellos tienen hijos esposas Familia

Maria soledad dijo...

Así es de ingrato el chileno lamentablemente Hablan de derechos humanos??? Pero sólo para algunos ya que hay militares prisioneros sin comprobables nada .... Nada Que vergüenza y poco consecuentes

Maria soledad dijo...

Así es de ingrato el chileno lamentablemente Hablan de derechos humanos??? Pero sólo para algunos ya que hay militares prisioneros sin comprobables nada .... Nada Que vergüenza y poco consecuentes

lina dijo...

Es el pago de Chile que en estos últimos años han creado mentes resentidas y mal educadas,para poder controlar por ese medio, en donde los derechos de los animales son mas valiosos que los de los ciudadanos. Donde la incompetencia de las autoridades políticas ha llevado al país de mal en peor. En donde se han saqueado las arcas fiscales, es decir, nuestro dinero, como que les fuera propio, aún peor , haciendo vista gorda de la mala praxis de nuestros gobernantes.
El respeto por el oto se perdió.Sólo hay prepotencia y faltas de respeto,mala educación, de esa, la de la cuna, caos y delincuencia, pero ya nadie tiene los cojones que tuvieron 4 valientes 42 años atrás.
Cada día mas avergonzada de mi pueblo!!!
Lina Villella

Billyband dijo...

Es el lucrativo negocio de los izquierdosos; hacerse las víctimas y usufructar escandalosamente de los recursos públicos.

Jose Martinez dijo...

Han sido muy inteligente los de Izquierda. Muy inteligentemente se han ido apoderando de la Naciòn.

Siguen llamando a proceso a muchos Viejos Soldados que se limitaron a cumplir con su deber por la necesidad de un pueblo que los llamo para liberarnos del marxismo

Nuestro seguira viviendo momentos dificiles mientras no se acabe el odio y la venganza

No me imagino revivir una situación de mas de 43 años. pero asi como vamos capaz que se repita

Felix Pino dijo...

nadie dice la verdad, todos dicen lo políticamente correcto.
la verdad que en Chile el pronunciamiento fue quirúrgico

Unknown dijo...

Que se puede esperar de un pueblo con esta" ANALOGIA"

En la calle visten de militar:COBARDES QUE NO CUMPLIERON CON SU SERVICIO MILITAR ( Son los primeros en incitar sobre la guerra)
En el estadio el picante guaton ordinario critica con una cerveza en la mano.
Critican al Peruano que se pasea por todo Chile (Pero en Argentina se los cu....a todos los de la garra blanca y llamaban a sus mamitas por TV.
Que se puede esperar de estas mierda( Al que le caiga el poncho se lo pone CALLADITO)

raul flores dijo...

los politicos de izquierda, llamese socialista, comunistas, democracristianos y radicales, era unirse para ganar dinero facil, (sanganos, aprovechadores) por ende los valores no importaban, entonces que hicieron hasta el dia de hoy, cambiar la forma de pensar a traves del miedo, el rencor (cada cierto tiempo manipular a travez de la tv.) hacia los uniformados diciendo "lo perverso que fueron) para nada mas que los incautos seguidores de ellos sientan el repudio, el rechazo (votos para ellos) que manera de seguir en el gobierno, dan lastima estos huevones y repugnancia, ya llevamos mas de 26 años con el mismo cuento y siguen metiendo presos a militares que el que menos tiene es de 60 años para arriba, no les interesa que mueran en las carceles de cancer u/o otras enfermedades las blancas palomas, todos santos, sobre todo los comunistas, estos politicos que nos cagan la vida diariamente, quienes abolieron el servicio militar obligatorio, cuando muchos jovenes se habrian salvado de las drogas y la delincuencia ya que ellos en su condicion, jamas van a ser voluntarios y hoy tenemos mas drogadictos delincuentes que hacen de las suyas y asi el terror se apodera de la gente que quiere vivir en paz

Anónimo dijo...

Aplausos para las fuerzas armadas

agman dijo...

No solo en chile la moda de venta de derechos humanos y su instrmentalizada exageracion..

Rene González dijo...

Muy bueno serio y franco y responsable, lo que les cae como responsabilidad a los actuales y seudos parlamentarios de no preocuparse de hacer una ley en qjue deje en claro que esta situasion de 11 de Septiembre fue pedida por civiles y un pais para evitar una revolucion, y que los militares nunca debieron ser juzgado por tribunales civiles sino militares , ya que de acuerdo al decreto supremo Numero 5, en que se declara estado de guerra interno, y estos delicuentes pasaron por alto esto decreto

Alberto Croxatto dijo...

Señor Saenz quiero hacerle presente que aún quedan mas pinochetistas de los que ud. cree. Después de tanto desastre provocado por la pandilla roja que hoy vivimos,no le quepa la menor duda que lo extrañamos. Lo que pasa que el chileno es hipócrita y cínico y no se atreve a decirlo publicamente. Sólo lo hace entre cuatro paredes.

Mario Estanislao dijo...

Te aplaudo, y admiro tu valentía en decir la verdad y destruir algunos mitos.

Anónimo dijo...

PERDÓN... ORLANDO SAENZ AUTOR DEL ARTICULO, FUE UNO DE LOS MAS FIRMES OPOSITORES A ALLENDE.. NO DISFRAZAR A LOS LOBOS CON PIEL DE OVEJA!!!!!
NO MAS OPERACIONES ENCUBIERTAS PARA FAVORECER A ASESINOS

Unknown dijo...

Existen Camaleones humanos. También existen militares don 10 millones de dólares invocando a l patria. También existen violadores de mujeres, También existen militares matando niños menores de 18 años. También existen militares que razonan antes de apretar el gatillo, aun cuando sea orden de un superior. Quien tiene el poder de las armas, tendrá el Poder, eso será siempre, y eso lo tienen la derecha política de este país. Seamos sinceros, verdaderos.