http://www.terencecook.com/2012/01/taller-tactica-mental-personalizada-tmp.html

jueves, 28 de agosto de 2014

Michi Geyger gana el AGOSECH de Araucarias 2014

Entretenido y con emoción estuvo el tradicional torneo AGOSECH jugado en el club de golf Las Araucarias de Linderos. Una lástima que hubiesen cuatro greens con arena lo que complicó a la mayoría de los jugadores.

Ganó Michi Geyger con un buen 73 (dos sobre par), por mejor segunda vuelta, ya que finalizó en empate con Fernando Gana, quien hizo el mismo score.

Tercero con 74 fue Jorge Briseño. Otros scores fueron Juan de Dios Ortuzar y Terence Cook con 76, y los de Felipe Taverne, William Pérez y Tom Almojuela, empatados con 77 golpes.

Por mi lado de dulce y de agraz mi 76.

A primera vista parece un buen score que me permite mejorar mis posibilidades para lograr uno de los cuatro cupos para el equipo de Chile que participará en el Sudamericano Senior de Buenos Aires en Octubre próximo. Sin embargo, un error de planificación en mi hoyo final me costó un triple bogey, siete, que arruinó una ronda que había sido, hasta ahí, muy destacada.

Me preparé mucho para este torneo, por lo que ese hoyo final duele enormemente.

Venía jugando muy bien y en las horas previas hice varios de mis ejercicios de autosugestión en forma impecable y llegué a Las Araucarias muy concentrado y confiado.

Ni siguiera un mal bogey en mi primer hoyo me afectó negativamente y pude recuperarme con tres birdies y sólidos pares para finalizar los primeros nueve (partimos la simultánea por el hoyo 10) con un gran 34, dos bajo el par.

En los segundos nueve hoyos me pegó la presión, que duda cabe. Pero había decidido jugar muy conservadoramente ya que lo importante era complementar mi gran primera ronda con unos segundos nueve razonables, ya que la meta era escalar posiciones en la clasificatoria.

Todo funcionó bien hasta el hoyo final.

A diferencia de los primeros nueve, no pude golpear bien el drive por lo que cuatro sobre par, incluyendo un tres putt inevitable sobre uno de los Green con arena, hasta ahí, era un score muy aceptable para esos segundos nueve hoyos. Sabía también que un par en ese hoyo final me podía dar el torneo ya que Michi Geyger, con quien estaba jugando, venía con el mismo score agregado mío, vale decir, dos sobre par total.

Mi drive en el hoyo 9 fue muy malo. Para la izquierda, corto, y en los árboles. Me molestaba un poco una rama en mi back swing pero igual quise intentar ponerla arriba desde unas 230 yardas con mi madera tres. Gran error porque le pegué "papa" y quedé a 175 yardas. Ahí cometí un segundo error con mi fierro 5 al buscar una bandera que estaba por el lado derecho detrás de un bunker en vez de apuntar al medio del Green.

Resultado: me fui al bunker y me enfrenté a una sacada corta, muy difícil, con arena muy dura. Es un tiro que me cuesta mucho. No salí a la primera y quedé lejísimo del hoyo con mi segunda sacada. Con el putt me pasé cuatro metros y tuve que concentrarme muchísimo para embocar y evitar un cuádruple bogey 8.

¿Porqué cuento este desastre con lujo de detalles cuando lo conveniente desde el punto de vista mental es olvidarlo rápido e incluso hacer como que si nunca hubiese ocurrido?

La razón es que quiero explicar un tema clave del Golf Mental.

Una de las recomendaciones esenciales del Golf Mental es SIEMPRE planificar todo tiro y putt de la forma más rigurosamente conservadora posible. Especialmente cuando uno está enfrentando la presión.

Pero una y otra vez uno comete errores infantiles en estas situaciones. Tal como los cometí yo en ese hoyo final, cuando debí pegar un segundo tiro "a buenas" con un fierro buscando las 100 yardas en vez de arriesgar con mi madera tres y cuando debí buscar el medio del Green con mi tercer tiro.

Dos errores de planificación que me costaron carísimo. Agravado por el hecho que con anticipación al día del juego había decidido ser extraordinariamente conservador para evitar doble bogeys o scores superiores.

La pregunta es porqué uno reitera con tanta frecuencia este tipo de errores. Y la verdad es que hay una respuesta que es fundada en evidencia científica.

Ocurre que la planificación de tiros en golf es una actividad que debe hacerse obligatoriamente con la Mente Consciente o el lado izquierdo del cerebro.

Esta es la mente que sabe hacer cálculos y que recuerda situaciones similares del pasado. Pero, desafortunadamente, es la mente menos perfecta, ya que tiende ser ambiciosa, arriesgada, "irresponsable" y procesa la información en forma mucho menos eficiente que nuestra poderosa Mente Inconsciente.

Especialmente bajo escenarios de alta presión.

Quise ponerla arriba del Green desde 230 yardas con una rama molestándome el back swing para ganar el torneo. Una locura. Especialmente considerando que desde las cien yardas igual podría haber hecho par.

La lección sigue siendo la misma de siempre, pero hay que grabársela a fuego, ya que el golf es un juego donde abundan los obstáculos complicados de tee a Green.

Entonces........planificación conservadora y rigurosa de tiros.......¡¡¡¡¡¡SIEMPRE, SIEMPRE, SIEMPRE !!!!!!!

Y ahora para cerrar este artículo en positivo (otra gran lección del Golf Mental):

¡¡¡¡¡¡¡¡ Qué bien jugué por 17 hoyos y qué gran putt metí en el hoyo final para evitar el cuádruple bogey!!!!!!!!!!!

1 comentario:

gustavo covacevich dijo...

Muy honesto y sobre todo educativo tu comentario. Estabas para un play off al menos
Abrazo