http://www.terencecook.com/2012/01/taller-tactica-mental-personalizada-tmp.html

jueves, 9 de junio de 2011

Leslie Cook Mac Iver, mi padre, nace hoy, hace 100 años

¡ Qué gran hombre fue Leslie Cook, mi querido padre !

Le tocó duro a mi querido viejo.

Internado en Inglaterra desde muy joven, la pérdida de sus padres a temprana edad, años duros de trabajo en Oruro, Bolivia, y la lucha cruenta en el frente Asiático, en la segunda Guerra Mundial.

Pero, jamás se quejó y fue un maravilloso padre y esposo. Era querido por todos por su carácter afable, tranquilo y cariñoso. Tenía una sintonía muy especial con las personas de menores ingresos, y un desapego maravilloso por las cosas materiales. Aún, después de más de treinta años de su partida, es recordado con tremendo cariño por todos y, muy en especial, por la gente humilde de su querido Cachagua.

Yo creo que Dios lo premió: se lo llevó joven y de la manera más maravillosa. Tranquilo, durante el sueño.

En este día de su cumpleaños número cien, quiero rendirle un homenaje a nuestro querido viejo, recordando lo que escribió de él, en EL MERCURIO, a poco de su partida, su amigo Lorenzo de la Maza:

"SEÑOR LESLIE COOK MAC IVER

Ha muerto un caballero Británico.

Un buen homenaje a Leslie Cook es reconocer que fue un caballero británico, nacido en Chile, con las muchas cualidades y los pocos defectos de tal. Lo era, no sólo porque sabía usar los cubiertos en una mesa o presentarse en un salón sin las manos en los bolsillos o levantarse cuando llegaba una dama, sino en el mejor y más profundo de su hombría de bien; de su tolerancia con los demás; de su educación y buen modo, que le permitían alternar con igual simpatía con los humildes y los altamente colocados; de su honestidad de pensamiento y actuación; de su sentido del humor y de su falta de pretensiones y vanidad.

Asimiló las enseñanzas de los viejos maestros que obligaban a cumplir las tareas de cada día, azotando duramente con sus varas, si era necesario. Los que enseñaron que el carácter y el buen sentido valen más que el brillo intelectual, y que la serenidad, como dijo el poeta, ante las dos impostoras, el triunfo y la derrota, es lo que distingue al hombre verdadero.

Su hombría y llamados ancestrales lo llevaron a incorporarse al Ejército británico y a sufrir en Birmania la lluvia, el calor, el barro, los mosquitos y el valor audaz de los japoneses. Su modestia era tanta que jamás hablaba de ello, ni de muchas otras cosas buenas que realizó bien y con alegría. 

Al rendir este homenaje a nuestro amigo Leslie Cook, rogamos a Dios que las virtudesde las viejas tradiciones, que se hicieron carne en él, perduren en las Islas Británicas e irradien por el mundo, como en otras épocas".

El Mercurio, 11 de Julio de 1979.

Hoy, en su cumpeaños número 100 de mi querido e inolvidable Dad, sólo le pido a Dios que lo cuide mucho, y que me permita a mí ser cada día más como él.

2 comentarios:

Edmund Grasty C. dijo...

No conocí a tu papá, Terence. Pero te conozco a ti a al Anthony - la "buena tela" no es casual. Me identifico con tus palabras y cariño. Ahora nos toca a nosotros hacer todo lo posible. Nuestos hijos serán aval de nuestras palabras.

Un honor tenerte de amigo.

Ed

Anónimo dijo...

Has dejado un maravilloso recuerdo escrito de tu padre, Terence. Tus palabras y las del artículo del Mercurio hacen plena justicia a un padrazo que yo recuerdo bondadoso, muy equilibrado, con muchas ganas de reirse, y que no solo ha aceptado la vida que le ha tocado vivir, sino que ha hecho lo mejor de ella, disfrutándola a concho.
Ya quisiéramos muchos que, una vez que ya no podamos hacer 'cuqueadas', nos recuerden con similares muestras de cariño. Jan Schlubach